Scroll to top
es en

Historia

01.

Neolítico

Pozoba, Ferreruela, Gerrera, Ferrera, Herrera -del Duque, de la Serena, del Castillo-, que con todos estos nombres ha recorrido su historia, desde muy lejos en el tiempo, poblada desde el neolítico, como atestiguan las pinturas rupestres de las Cuevas de la Panda.

02.

Asentamiento romano

Sucesivamente, dejan constancia de su devenir histórico el yacimiento orientalizante del Cerro de la Barca, los estratégicos castillones, como el del Azuche; la estela decorada de guerrero de Quinterías, la necrópolis del Jardal y la epigrafía del asentamiento romano de las Posadillas.

03.

Edad media

Tras su reconquista por Alfonso Téllez de Meneses (siglo XIII), Herrera va creciendo en la Baja Edad Media bajo la tutela y vasallaje del condado de Belalcázar y vinculada a Puebla de Alcocer, con los señoríos de García de Toledo, Bernat de Cabrera y Sotomayor. Del catalán recibe su ”Carta puebla”, claro esquema del régimen señorial del siglo XIV, que le abre a los derechos de villa.

02.

Extremadura

Herrera dentro del marco de este rincón de los Montes, dependiendo unas veces de Córdoba, otras de Béjar y Osuna, y, por fin, extremeña, de Badajoz. Súbditos de Castilla, o de Toledo, o del vizcondado de Puebla, en alternancia continua. Aún hoy vinculados a la sede Primada de Toledo por lo eclesial y ciudadanos de Extremadura en lo demás.

Cabecera y núcleo administrativo de la Siberia

Comarca que ocupa el costado NE de la provincia de Badajoz, en el quicio donde se da la mano con las de Cáceres, Toledo y Ciudad Real, junto al portillo de Cijara, colindante con la Serena, Las Villuercas, La Jara, el Valle de Alcudia y los Pedroches.

Tierra de frontera, tierra de nadie y de muchos, tierra de límites, que el Guadiana y su codo señalaron con frecuencia. Islote entre los montes de Toledo, la llanura manchega, Sierra Morena y Extremadura.

Esto, unido a la escasez de comunicaciones, a su alejamiento de centros comerciales o administrativos importantes, a su carácter feraz y montuoso, ha hecho de estas tierras una zona marginal que se ha dado en llamar “Siberia Extremeña” (Desiderio Vaquerizo)

Más historia

Herrera pertenece a Toledo

A fines del siglo XVIII aún pertenecía Herrera al Vizcondado de Puebla de Alcocer, bajo el señorío de la casa de Benavente, Béjar, Osuna y Gandía, dueña de la jurisdicción.

En los asuntos de la Justicia, se desligó de la Chancillería de Granada y pasó a depender de la nueva Real Audiencia de Extremadura –con sede en Cáceres- desde su fundación, en 1790.

Herrera estuvo durante algunas décadas sometida a los cambios de la división territorial de Floridablanca (1785), la posterior provincial de 1833, que nos desligó de Trujillo y estableció en la provincia de Badajoz, de la que fue desde entonces partido judicial.

Eclesiásticamente, Herrera pertenece a Toledo desde su reconquista, en el primer tercio del siglo XIII. Actualmente es uno de los tres arciprestazgos de la diócesis primada en Badajoz.